¿Cómo debo alimentar a mi hijo?

Si el pediatra sospecha que tu bebé puede tener una alergia a la proteína de la leche de vaca, o se ha confirmado ese diagnóstico, tendrás que retirar las proteínas de leche de vaca de la dieta de tu bebé para evitar que reaparezcan los síntomas.  Por suerte, existen muchas alternativas nutricionales para el tratamiento de la alergia a la proteína de la leche de vaca que puedes comentar con tu pediatra; sigue siempre las recomendaciones de tu profesional sanitario.  Infórmate a continuación de cuales son las alternativas nutricionales recomendadas para este tipo de alergia alimentaria y qué opciones no se recomiendan.

¿Cuáles son los alimentos que contienen proteínas de leche de vaca?

Lactancia natural

Si estás amamantando a tu hijo, debes seguir haciéndolo ya que la leche materna es el mejor alimento para tu bebé.

No obstante, si tú ingieres alimentos que contienen proteínas de leche de vaca, pueden pasar a tu bebé a través de la leche materna.  Por ello, es posible que tu pediatra te recomiende que elimines de tu propia dieta productos que contienen leche de vaca, y también productos que contienen proteínas de la leche de cabra y de oveja, no sólo de vaca.  Es especialmente importante que tu alimentación sea equilibrada en esta época de tu vida y el pediatra podrá ofrecerte ayuda y orientación en este proceso, o derivarte a un especialista que pueda ofrecer alguna ayuda adicional.

Generalmente tendrás que seguir una dieta sin proteínas de leche de vaca durante 2-4 semanas para ver una mejoría en los signos y síntomas de tu bebé.  Deberás mantener esta dieta hasta que hayas terminado de destetar por completo a tu bebé o hasta que el pediatra te recomiende volver a introducir la leche de vaca en la dieta de tu bebé.  No debes reintroducir proteínas de leche de vaca en tu dieta sin la supervisión de un profesional sanitario.

Fórmulas extensamente hidrolizadas

Las fórmulas infantiles normales contienen proteínas de leche de vaca intactas, que pueden desencadenar una reacción alérgica en lactantes con alergia a la leche de vaca.  Si has optado por la lactancia artificial, tu pediatra te recomendará  cambiar a tu bebé a una fórmula hipoalergénica especialmente diseñada para lactantes con alergia a la leche de vaca que no contiene proteínas intactas de leche de vaca.

Las fórmulas extensamente hidrolizadas que recomiendan los profesionales sanitarios son un tipo de leche hipoalergénica adecuada para la gran mayoría de los lactantes con alergia a la leche de vaca.  Las proteínas de leche de vaca contenidas en estas fórmulas infantiles se han fragmentado considerablemente en cadenas muy cortas, por lo que ya no son reconocidas por el sistema inmunitario como proteínas intactas de leche de vaca y es poco probable que causen una reacción alérgica.  De hecho, las fórmulas altamente hidrolizadas son eficaces en al menos el 90% de los lactantes con alergia a la leche de vaca.

Debes seguir las recomendaciones de tu profesional sanitario y utilizar fórmulas extensamente hidrolizadas únicamente bajo su supervisión. 

 

 

Fórmulas infantiles de aminoácidos

Se trata de un tipo de fórmulas hipoalergénicas desarrolladas para los cuadros más severos de alergia a la proteína de la leche de vaca que han probado otras fórmulas extensamente hidrolizadas siguiendo la recomendación de un profesional sanitario y siguen presentando síntomas, o tienen reacciones alérgicas graves o alergias múltiples alimentarias.

Las fórmulas infantiles con aminoácidos no contienen cadenas de proteínas; únicamente utilizan los elementos básicos de la proteína con los que se construyen las proteínas: los aminoácidos.  Estas fórmulas no contienen cadenas de proteínas de la leche, por lo que es poco probable que desencadenen una reacción alérgica ni siquiera en lactantes con alergia grave.

Debes seguir las recomendaciones de tu profesional sanitario y utilizar fórmulas con aminoácidos únicamente bajo su supervisión.

 

¿Estará mi bebé suficientemente bien alimentado con las fórmulas hipoalergénicas?

Algunas fórmulas hipoalergénicas desarrolladas para lactantes con alergia a la proteína de la leche de vaca son completas desde el punto de vista nutricional y pueden usarse desde el nacimiento, ya que proporcionan los nutrientes esenciales, como grasas, proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales, que tu bebé necesita.  Otras se han desarrollado específicamente para favorecer el crecimiento y el desarrollo de lactantes después del destete, con nutrientes adicionales que suplementan sus alimentos sólidos.

Habla con tu profesional sanitario para que te indique la fórmula que debe tomar tu bebé.  Puedes tener la seguridad de que a tu bebé no le faltará ningún nutriente sólo por el hecho de seguir una dieta sin proteínas de leche de vaca.

 

Fórmulas parcialmente hidrolizadas

Estas fórmulas, anunciadas también como "fórmulas confort", se han desarrollado para el manejo de la irritabilidad y los gases, pero no son adecuadas para lactantes con alergia a la proteína de la leche de vaca porque aunque las proteínas de leche de vaca presentes en ellas se han fragmentado un poco, siguen teniendo la longitud suficiente como para ser reconocidas por el sistema inmunitario y causar una reacción alérgica.

Por consiguiente, las fórmulas parcialmente hidrolizadas no son adecuadas para el tratamiento de la alergia a la proteína de la leche de vaca.

 

Fórmulas con soja

Si tu bebé tiene alergia a la proteína de la leche de vaca, puede que en un principio parezca una buena idea cambiarle a una fórmula que no contenga proteínas de la leche, como una fórmula con soja.  Ahora bien, las fórmulas con soja no se recomiendan como primera elección en lactantes con alergia a la proteína de la leche de vaca.  Los expertos no recomiendan el uso de fórmulas con soja en lactantes de 6 o menos meses de edad, ni deben ser la primera elección en lactantes de más edad salvo por recomendación de un pediatra.  Además, algunos lactantes con alergia a la leche de vaca son también alérgicos a la soja.

 

Fórmulas sin lactosa

Estas fórmulas se han desarrollado para lactantes con intolerancia a la lactosa, que son incapaces de digerir el azúcar (llamado lactosa) de la leche.  Ahora bien, NO SON hipoalergénicas porque siguen conteniendo proteínas intactas de leche de vaca, que causarán una reacción alérgica en lactantes con alergia a la leche de vaca.

Las fórmulas sin lactosa no son, por tanto, recomendables para lactantes alérgicos a las proteínas de leche de vaca.

 

Fórmulas Antiregurgitación o AR (anti-reflujo)

Estas fórmulas se han desarrollado para lactantes con reflujo.  NO SON hipoalergénicas porque las proteínas de leche de vaca no se han fragmentado, por lo que seguirán siendo reconocidas por el sistema inmunitario y desencadenarán una reacción alérgica en lactantes con alergia a la leche de vaca.

Las fórmulas antiregurgitación para lactantes con reflujo no son, por tanto, recomendables para los lactantes alérgicos a las proteínas de leche de vaca y deben utilizarse únicamente bajo la supervisión de un profesional sanitario para los síntomas de reflujo.

 

Otras leches (p. ej., leche de cabra, leche de oveja, otras "leches")

Las leches de otros animales no se recomiendan para los lactantes con alergia a la leche de vaca, ya que las proteínas contenidas en ellas son muy similares a las de la leche de vaca y con mucha probabilidad provocarán también una reacción alérgica.

La Food Standards Agency no recomienda la "leche" de arroz antes de los cuatro años y medio de edad.  Los preparados de soja, avena, coco u otros sustitutos de la leche puedan usarse como bebida principal a partir de los 2 años de edad, pero la elección dependerá del estado nutricional de tu hijo.  Trata siempre de elegir una marca que esté enriquecida con calcio siempre que sea posible.  Nota: los productos orgánicos no siempre están enriquecidos con calcio.  Si el producto no está enriquecido con calcio, es probable que se necesite un suplemento de calcio.  Encuentre mas información en la página web de la SEICAP, SEGHNP y de la AEP.