El manejo de la APLV tras el diagnóstico

Tras el diagnóstico de la APLV la mayor parte de los padres se sienten aliviados.

Es un alivio saber por qué tu bebé se sentía mal y la causa de su alergia.  Ahora te puedes concentrar en darle a tu bebé una dieta libre de lácteos para ayudar a que se encuentre mejor y llevar mejor su alergia hasta que pueda tolerar la leche de nuevo.

Como parte de su diagnóstico te habrán pedido que tu bebé siga una dieta de eliminación.  También puede ser que le hayan hecho pruebas complementarias para dar el diagnóstico definitivo de alergia a la proteína de la leche de vaca.

Cuando el diagnóstico de alergia a la proteína de la leche de vaca se confirma, tu pediatra, probablemente te recomendará eliminar la leche y derivados de la dieta de tu bebé igual que durante el proceso de diagnóstico de alergia.

Lactancia materna cuando tu bebé ha sido diagnósticado de APLV

Si le estás dando el pecho a tu bebé tu pediatra te recomendará que elimines la leche de vaca y todos los lácteos de tu propia dieta.

Alimentación con fórmulas hipoalergénicas cuando tu bebé ha sido diagnósticado de alergia a la leche de vaca

Tu pediatra te recomendará una leche de formula apropiada basándose en muchos factores, que pueden incluir resultados de las pruebas, el patrón de síntomas y la gravedad de los mismos.

Muchos bebés que estaban siendo alimentados con leches de fórmula seguirán siendo alimentados con fórmulas extensamente hidrolizadas (FEH) para controlar su alergia.

Los bebés con alergia a la leche de vaca grave o con múltiples alergias alimentarias (por ejemplo) deberían, según los protocolos, tomar una fórmula de amino ácidos (AA).

Atención: Debes siempre consultar al pediatra y seguir su consejo.

El control de la alergia a la leche de vaca puede complicarse y afectar más a tu niño según crezca. También puede afectar al resto de la familia.