¿Cómo ayuda una dieta de eliminación alimentaria a diagnosticar alergia a la proteína de la leche de vaca?

Después de comentar los síntomas de tu bebé con el pediatra, éste querrá establecer un diagnóstico.  Si se sospecha una alergia no mediada por IgE, o si tu pediatra ha realizado algunas pruebas para detectar una alergia mediada por IgE, pero los resultados no son concluyentes, te aconsejará que pongas a tu bebé una dieta de eliminación.  Esta es una de las formas más exactas de diagnosticar el problema y responder a la pregunta, "¿Es alergia a la leche de vaca?"

1. Dieta de eliminación

Es probable que tu pediatra te pida que elimines las proteínas de leche de vaca de la dieta de tu bebé durante unas semanas para ver si sus síntomas mejoran.  Esto podría señalar a esas proteínas como las responsables de los síntomas de tu bebé.

La forma de eliminar las proteínas de leche de vaca de la dieta de tu bebé dependerá de si has optado por la lactancia natural o por la lactancia artificial.  Es cualquier caso, es importante que no hagas cambios en la dieta de tu bebé sin la supervisión de un profesional sanitario.

Lactantes alimentados con leche materna.

La leche materna es el mejor alimento para tu bebé, por lo que es importante que sigas amamantándolo.  Ahora bien, el pediatra puede aconsejarte que elimines productos que contienen proteínas de leche de vaca y productos lácteos de tu propia dieta, ya que pueden pasar a tu bebé a través de la leche materna.  Es posible que te deriven a un especialista para que te ayude a diseñar una dieta sin proteínas de leche de vaca y que además te aporte todos los nutrientes necesarios para proteger tu salud y la de tu bebé.

¿Cuáles son los alimentos que contienen proteínas de leche de vaca?

Lactantes alimentados con fórmula infantil

El pediatra te indicará que le empieces a dar a tu bebé una fórmula hipoalergénica especial desarrollada para lactantes con alergia a la proteína de la leche de vaca, en donde las proteínas de leche de vaca se han fragmentado para que no puedan ser reconocidas por el sistema inmunitario de tu bebé.  Esto significa que es poco probable que causen una reacción alérgica en lactantes con alergia a la proteína de la leche de vaca.

Existen diferentes tipos de fórmulas hipoalergénicas, dos de los cuales son: Fórmulas extensamente hidrolizadas (aptas para la gran mayoría de los lactantes con alergia a la proteína de la leche de vaca); y fórmulas con aminoácidos (aptas para los lactantes con alergia severa a la proteína de la leche de vaca o alergias múltiples alimentarias).  De hecho, las fórmulas extensamente hidrolizadas son eficaces en al menos el 90% de los lactantes con alergia a la proteína de la leche de vaca.  Esta es la elección recomendada para el manejo de la alergia a laproteína de la leche en la gran mayoría de los casos.  Aun así, un reducido número de lactantes seguirán presentando síntomas y habrá que cambiarlos a una fórmula con aminoácidos para observar mejorías.  Este tipo de dieta de eliminación puede tener que mantenerse durante 2-6 semanas antes de observar alguna mejoría.

2. Provocación alimentaria

Dependiendo de la gravedad de los síntomas originales de tu bebé, tu especialista determinará el momento adecuado para realizar la prueba de provocación , volviendo a introducir gradualmente las proteínas de leche de vaca en la dieta de tu bebé.  La provocación oral es la prueba definitiva que permite conocer si el niño tolera o no el alimento.

Si se observa una reacción alérgica...

Si se confirma el diagnóstico de alergia a la proteína de la leche de vaca.  Tu bebé tendrá  que seguir una dieta de eliminación hasta que más adelante el especialista considere oportuno realizar a tu bebé otra prueba de provocación alimentaria para ver si ha desaparecido la alergia a la proteína de la leche de vaca.

Si no se observa una reacción alérgica..

Aunque no se observe una reacción alérgica en el momento de la provocación, pueden aparecer síntomas diferidos al cabo de un tiempo.

Si habéis acudido al hospital para la provocación alimentaria y no se han observado signos de una reacción alérgica en ese momento, es posible que el especialista te recomiende reintroducir gradualmente ciertas formas de proteínas de leche de vaca en la dieta de tu bebé, vigilando al mismo tiempo la aparición de síntomas; el especialista te explicará exactamente cómo debes hacerlo.  Es importante que reintroduzcas las proteínas de leche de vaca en la dieta de tu bebé únicamente bajo la supervisión y recomendación de un profesional sanitario.

Si tu bebé no muestra ningún signo de una reacción alérgica después de una provocación alimentaria, el pediatra investigará si los síntomas de tu bebé pueden tener otras causas.

Puedes solicitar más información sobre las pruebas utilizadas en España para diagnosticar la alergia a la leche de vaca en la SEICAP, AEP y la SEGHYNP

La alergia a la proteína de la leche de vaca no siempre es fácil de diagnosticar, ya que los síntomas pueden ser similares a los de otros trastornos, como los cólicos.  Es posible que el médico tenga que descartar esos otros trastornos para poder establecer el diagnóstico correcto.