¿Qué cambios tengo que hacer en su dieta?

Una vez que el médico haya diagnosticado a tu bebé alergia a la proteína de la leche de vaca, podrás empezar a manejarla debidamente y verás como las cosas mejoran.

Se pueden prevenir los signos y síntomas de una reacción alérgica muy eficazmente con solo eliminar las proteínas de leche de vaca de la dieta de tu bebé (encontrarás más abajo información detallada sobre las proteínas de leche de vaca).  Es la misma dieta de eliminación que tu médico posiblemente haya prescrito para tu bebé durante el proceso de diagnóstico.

Es importante que no le pongas a tu bebé una dieta sin proteínas de leche de vaca salvo por recomendación y con la supervisión de un profesional sanitario, así que asegúrate de haberlo consultado con ellos primero.  La manera de cambiar a tu bebé a una dieta adecuada depende de que hayas optado por la lactancia materna o artificial.

¿Cuáles son los alimentos que contienen proteínas de leche de vaca?

Lactantes alimentados con leche materna.

La leche materna es el mejor alimento para tu bebé, por lo que es importante que sigas amamantándole si ya lo estás haciendo.  Ahora bien, es posible que tu pediatra o especialista te pidan que elimines de tu propia dieta productos que contienen proteínas de leche de vaca, ya que pueden pasar a tu bebé a través de la leche materna.  Tu pediatra o especialista podrá asesorarte sobre otras alternativas adecuadas para asegurar que tu dieta no sea deficiente en ningún nutriente.

Lactantes alimentados con fórmulas infantiles

Las fórmulas infantiles convencionales contienen proteínas de leche de vaca, que son reconocidas por el sistema inmunitario de los lactantes con alergia a la leche de vaca como una amenaza, lo que desencadena en ellos una reacción alérgica.

Si alimentas a tu bebé con biberón, tendrás que cambiarle a una fórmula hipoalergénica especial indicada para lactantes con alergia a la leche de vaca.  Estos preparados no contienen proteínas intactas de leche de vaca y existen en el mercado diferentes tipos, dos de los cuales son: fórmulas extensamente hidrolizadas y fórmulas con aminoácidos.

Fórmulas extensamente hidrolizadas

Las proteínas de leche de vaca presentes en las fórmulas extensamente hidrolizadas se han roto en fragmentos pequeños, por lo que es poco probable que sean reconocidas por el sistema inmunitario.  Esto significa que es menos probable que causen una reacción alérgica en la mayoría de los lactantes con alergia a la leche de vaca.  De hecho, las fórmulas extensamente hidrolizadas son eficaces en al menos el 90% de los lactantes con alergia a la leche de vaca.

Fórmulas de aminoácidos

Las fórmulas especiales a base de aminoácidos no contienen cadenas de proteínas; únicamente utilizan los elementos básicos con los que se componen las proteínas: los aminoácidos.  Si tu médico ha diagnosticado a tu bebé alergia severa a la leche de vaca o alergias múltiples, o has probado ya una fórmula extensamente hidrolizada por recomendación de tu profesional sanitario sin que hayan remitido los síntomas de tu hijo, es posible que tengas que optar por una fórmula con aminoácidos.

Más información sobre fórmulas extensamente hidrolizadas y fórmulas de aminoácidos y por qué son más adecuadas que otras alternativas en alergia a  la leche de vaca.