¿Cómo puede afectar la alergia a la leche de vaca a mi vida familiar?

Bebés menores de 6 meses

Si a tu bebé se le diagnostica alergia a la leche cuando sólo tiene unos meses y se alimenta con fórmula o con el pecho, es relativamente fácil controlar su dieta.
Esto es debido a que sólo tendrá una fuente de alimentación, o leche materna o una fórmula extensamente hidrolizada o una fórmula de aminoácidos o una combinación de leche materna y fórmula.

Sin embargo, a medida que vaya creciendo estará expuesto a nuevos alimentos según dejes de dar el pecho.  Visitará nuevos ambientes, fuera de casa, como la guardería, las casas de amiguitos, o de sus cuidadores.  A su vez, también conocerá a personas fuera de la familia, a los que necesitarás explicar su alergia y sus restricciones alimentarias.

El destete

Cuando tu niño/a empieza a comer otro tipo de alimentos, se hace más complicado que mantenga una dieta libre de lácteos. Necesitarás estar pendiente constantemente de lo que come.  Después de un tiempo te acostumbrarás a vigilar lo que come y revisar las etiquetas para buscar fuentes ocultas de proteínas de leche de vaca, pero al principio puede resultarte preocupante.

También es duro decirle a tu niño/a que no puede comer lo mismo que sus hermanos/as, como un bizcocho o un yogur.

Niño

Cuando los niños alcanzan los 2 años de edad, empiezan a darse cuenta de que tienen una alergia y puede que se sientan avergonzados porque esto les hace “diferentes”.  Esto puede ser un problema, por ejemplo, en una fiesta, cuando quieren comer lo mismo que los demás niños, o cuando un familiar les ofrece una chocolatina.

Puede que tengas que informar a otros padres sobre la alergia de tu hijo/a u ofrecerles comida exenta de proteínas de leche de vaca cuando tu hijo/a vaya a jugar a su casa.

Familias

Las actividades familiares y la vida social podrían estar más restringidas cuando tu hijo tiene alergia a la proteína de la leche de vaca.  A veces es difícil comer fuera, en restaurantes, con una dieta libre de lácteos, especialmente si tu hijo/a tiene también otras alergias alimentarias.

Preparar comidas diferentes para los distintos miembros de la familia puede ser también una lata.

El lado positivo es que una alergia puede unir a la familia.  Los hermanos y hermanas pueden llegar a ser de gran ayuda y apoyo cuando uno de los hijos/as tiene alergia.

La alergia a la leche y la familia.  La importancia de la tolerancia y cómo puede afectar cada vez más a vuestra calidad de vida según crezca vuestro niño.  Al adquirir la tolerancia a la leche de vaca, el niño/a y su familia ya no tendrán que vivir más con la alergia.  Esto significa que el niño puede comer las mismas comidas que sus familiares y pueden participar en eventos sociales dejando atrás la preocupación por la comida.