Si tu médico sospecha que tu bebé podría sufrir alergia a la proteína de la leche de vaca, te recomendará que sigas estos pasos. El seguimiento de estas recomendaciones y la culminación del proceso de diagnóstico te ayudarán a llegar al fondo de los síntomas de tu bebé y te permitirá cambiar para mejorar la situación. 

Pruebas de alergia

Los médicos o especialistas pueden realizar diversas pruebas para diagnosticar la alergia a la proteína de la leche de vaca. Pueden pedir que des a tu bebé una dieta de eliminación seguida de una provocación alimentaria1.Si se sospecha la presencia de una alergia mediada por  IgE (en la que los síntomas normalmente se presentan nada más consumir proteínas de leche de vaca), pueden realizarse una prueba de punción cutánea o un análisis de sangre1. Lee más información sobre los distintos tipos de alergia a la proteína de la leche de vaca que te ayudará a entender la diferencia entre la alergia mediada por IgE y la alergia no mediada por IgE.

Una vez que el diagnóstico confirme que tu bebé tiene o no tiene alergia a la proteína de la leche de vaca, se indicará a los padres los cambios que deben realizarse. Más información sobre los cambios en la dieta que el médico puede recomendar para ayudar a tratar la alergia a la proteína de la leche de vaca.

 

Bibliografía
1. Venter C et al. Clin Trans Allergy 2017;7:26.