Tanto si el bebé toma pecho como fórmula, el médico podría recomendar eliminar la leche de vaca de la dieta de un bebé con alergia a esta leche. 

Si a tu bebé le diagnostican alergia a la proteína de la leche de vaca, debes seguir los consejos de tu médico o profesional sanitario.

Cambios en la dieta de los bebés lactantes

Si el bebé toma el pecho, algunos de los nutrientes de los alimentos que tomas pasan a él a través de la leche materna. Esto significa que cuando comes alimentos que contienen lácteos, tu bebé puede estar expuesto a las proteínas de la leche de vaca. En bebés con alergia a la proteína de la leche de vaca, esta exposición a las proteínas de la leche puede provocar una reacción alérgica. Pero este no es motivo para dejar de dar el pecho. La leche materna es la mejor nutrición para los bebés. 

Si a un lactante se le diagnostica alergia a la proteína de la leche de vaca, el médico puede indicar la eliminación de todos los productos lácteos de la dieta de la madre1. La leche y los productos lácteos, como el yogur y el queso, son fuentes obvias de lácteos que deben eliminarse, pero también pueden contener leche otros alimentos, como el pan, los cereales y los aliños. Esto significa que hay que leer cuidadosamente todas las etiquetas de los productos para localizar fuentes ocultas de leche, como la caseína y el suero.

Tras la eliminación de los lácteos de tu dieta, puede que los síntomas de tu bebé tarden dos semanas o más en desaparecer. Después, se puede recomendar una dieta sin lácteos hasta el destete o hasta que el médico indique reintroducir las proteínas de la leche de vaca en la dieta del bebé. 

Cambios en la dieta de los bebés alimentados con fórmula

En el caso de los bebés alimentados con fórmula con alergia a la proteína de la leche de vaca, es la leche de fórmula normal la que provoca la reacción alérgica. En este caso, los médicos pueden recomendar sustituir la fórmula normal por una fórmula hipoalergénica especialmente formulada para bebés con alergia a la proteína de la leche de vaca.

Existen dos tipos de fórmulas recomendadas para bebés con alergia a la proteína de la leche de vaca: las fórmulas extensamente hidrolizadas para la alergia a la proteína de la leche de vaca de leve a moderada, y las fórmulas con aminoácidos para la alergia a la proteína de la leche de vaca grave.

Fórmulas extensamente hidrolizadas

Las proteínas se componen de muchos aminoácidos, que son como elementos que se unen para formar largas cadenas. El sistema inmunitario de un bebé con alergia a la proteína de la leche de vaca considera nocivas por error algunas cadenas de proteínas de la leche de vaca y pueden presentarse reacciones alérgicas. Imagina que estas largas cadenas de proteínas se rompen en muchas cadenas más pequeñas. Eso es lo que se hace con las proteínas de la leche de vaca en las fórmulas extensamente hidrolizadas. 

Las cadenas de proteínas de la leche de vaca de las fórmulas extensamente hidrolizadas se rompen (hidrolizan) en partes tan pequeñas que el sistema inmunológico del bebé con alergia a la proteína de la leche de vaca deja de reconocer como nocivas las proteínas de la leche. Estas fórmulas se recomiendan para bebés con alergia a la proteína de la leche de vaca de leve a moderada.

Fórmulas con aminoácidos

En contadas ocasiones, un bebé con alergia a la proteína de la leche de vaca sufre reacciones muy intensas a las proteínas de la leche de vaca y puede seguir teniendo síntomas con fórmulas extensamente hidrolizadas. Estos bebés necesitan una fórmula hipoalergénica con componentes de proteína individuales: los aminoácidos. A diferencia de las fórmulas infantiles normales en las que cientos de aminoácidos se unen para formar largas cadenas de proteínas de la leche de vaca, o de las fórmulas extensamente hidrolizadas en las que menos aminoácidos se unen para formar cadenas de proteínas cortas, las fórmulas con aminoácidos no contienen cadenas de proteínas de la leche de vaca. Las proteínas de estas fórmulas se encuentran en su forma más simple y se componen de aminoácidos individuales, los elementos que forman las proteínas. Las fórmulas con aminoácidos también están recomendadas para bebés con alergias alimentarias múltiples y otras enfermedades que requieren una dieta elemental. 

Qué debes esperar si tu médico te recomienda una fórmula hipoalergénica 

Debido a su formulación especial, las fórmulas hipoalergénicas para el tratamiento dietético de los bebés con alergia a la proteína de la leche de vaca huelen y saben de forma distinta a la leche materna, las fórmulas infantiles normales y la leche de vaca. Esto significa que a los bebés les puede costar acostumbrarse a su nueva dieta. Dado que con la nueva dieta los síntomas empezarán a resolverse, los bebés estarán más tranquilos y su apetito aumentará.

 

Bibliografía
1. Venter C et al. Clin Trans Allergy 2017;7:26.